Buscar este blog

lunes, 29 de febrero de 2016

"Refo moderados" ganan en Teherán pero los principalistas lo hacen en Irán... Un balance hasta el momento de las elecciones parlamentarias y de la Asamblea de Expertos de 2016


Si se desea hablar de reformistas para referirse a los políticos que participaron en las manifestaciones de junio de 2009 en Teherán y que en verdad salieron a las calles para reclamar una reforma profunda del Estado, hay que decir que muchos de ellos están en prisión o en arresto domiciliario.  De los que están libres y aspiraron por un cargo al Parlamento (3000) solo 30 fueron aceptados (la mayoría de ellos en la capital) aunque, revisando los perfiles políticos de las listas, todos estos "reformistas" tienen una gran afinidad ya sea por Ali Akbar Rafsanjani o bien por el presidente Hassan Rouhani cuyo perfil "reformista" está en tela de juicio. Dicho de otro modo, Rafsanjani y Rohani nunca se han auto denominado como reformistas, pero sus políticas han servido para generar una  buena base social cuando es necesario confrontar políticas más duras provenientes de las facciones más conservadoras del sistema.

En otras palabras, los candidatos que participaron en las elecciones de 2016 y fueron retratados como "reformistas" en realidad son políticos más pragmáticos, centristas o híbridos, es decir, que de acuerdo con el contexto electoral y las tendencias y emociones del electorado, ellos cambian de bando para asegurar un puesto el día de la votación al alinearse y relacionarse con líderes de alta reputación en el momento. Este ha sido el caso de Teherán, el más grande de los distritos electorales donde este tipo de candidatos obtuvo 30 escaños de los 30 ofertados al ser relacionados con el actual presidente Hassan Rouhani quien, tras el pacto nuclear y la buena comunicación con Ali Jamenei, a su vez llegó a la presidencia gracias a la base social que le dio el respaldo de Mohammed Jatami. Ejemplos de estos candidatos electos son nombres como Mohammed Reza Aref, Ali Motahari, Gholam Reza Heidari, entre otros que han ganado un puesto en el Parlamento  en Teheràn cuya lista completa puede verse aquí.



Por otra parte, de acuerdo con la página oficial de Mir Huseein Musavi, el ex candidato reformista a la presidencia en 2009 si votó en estas elecciones a pesar de que se encontraba bajo arresto domiciliario. Al parecer, lo hizo mediante urnas móviles a última hora cuando sus familiares expresaron a las autoridades iraníes su intención de hacerlo. También votaron su esposa Zahra Rahnavard y otros reformistas como el propio Mohammed Jatami. Hasta ahora no hay información de que Mehdi Karouvi participara en las elecciones. Esta información es muy importante a nivel simbólico pues no es que Mir Hussein Mousavi ya haya renunciado a sus ideales reformistas, pues él siempre ha sido un hombre del sistema, ni tampoco esto significa que le esté dando la espalda a las muertes que se dieron en el marco de las protestas de 2009; tan solo, parece que Musavi está dando señales a los jóvenes iraníes de que las elecciones siguen siendo un pequeño canal de participación política que hay que aprovechar, a la vez que emite señales también para los líderes del país a quienes legitima en un proceso donde se vetó al 90% de los  candidatos con una ideología parecida. Musavi votò para salir del arresto domiciliario mostrando una conducta de unidad hacia el règimen, 

En concreto, algunos jóvenes ven el voto de Musavi como una traición al movimiento mientras otros, junto con el voto de Jatami, lo ven como una continuación de la lucha por la reforma del Estado y la consecución de derechos civiles y ciudadanos que está pendiente desde los años 90. Lo anterior no es otra cosa que el reflejo de la división en la que se encuentran los mismos reformistas y, particularmente, el Movimiento Verde, lo cual ha hecho que una parte de estos candidatos se alíen con los moderados que están en la presidencia para sobrevivir políticamente.


Ver información en 
http://entekhabat.moi.ir/portal/Home/Default.aspx?CategoryID=6155a5de-bd97-496b-91b4-2810b1c880c2 

Por otro lado, la agencia iraní de noticias Fars  declaró lo siguiente: Los centristas - "reformistas" ganaron en Teheran, pero los políticos de la vieja guardia o denominados como "principalistas" han ganado en Irán. Sin hacer una apología de esta agencia muy alineada con el gobierno del Rahbar (se trata de la agencia de los basij)  ya con los resultados definitivos (solo con 59 asientos a la espera en una segunda vuelta que se realizarà en abril) lo cierto es que hay un gran balance de poder en el parlamento y ninguna de las facciones podrá decidir unilateralmente lo que se lleve a debate en el pleno. 

Después de los resultados oficiales de las parlamentarias, se auguran grandes discusiones y pragmatismo en los próximos 4 años en el parlamento ya que  de los 290 escaños 68 han sido ganado por los principalistas o alineados con el Líder Supremo, 85 por los "reformistas", 73 por los moderados, mientras 59 iràn a la segunda ronda antes mencionada donde se espera una rección por los principalistas para recuperarse. A esto hay que agregar 5 asienos para las minorías religiosas del país.....tambièn, se debe decir que se trata de la elección parlamentaria con un mayor número de mujeres electas en la historia, esto es, que 16 mujeres han alcanzado un escaño en esta ocasión.

En el mapa, el sector azul corresponde a la unión entre moderados y "reformistas", mientras el amarillo corresponde al sector principalista. El gris se irà a segunda vuelta o pertenece a candidatos independientes 





Con respecto a la elecciones de la Asamblea de expertos la situación es mucho más ahora que ya hay resultados oficiales, al menos en el departamento de Teheran. Se trata de un puesto que dura 8 años y que seguramente se encargará de escoger un nuevo Rahbar (líder Supremo) en Irán después de Ali Jamenei. 

Los resultados hasta el momento arrojan un victoria de los centristas y moderados en Teherán. Rafsanjani lidera la lista seguida de gente como Hassan Rohani como aparece a continuación:

1. Akbar Hashemi Bahramani 2 millones 301 mil 492 votos 
2. Mohammed Aga Emami con 2 millones 286 mil 483 votos
3. Hassan Rouhani con 2 millones y 238 mil 166 votos
4 - Mohsen Qomi, con 2 millones 229 mil 759 votos
5 - Movahedi Ali con 2 millones 134 mil 963 votos
6 - G. Dori Najaf Abadi 2 millones 56 mil 427 votos


De acuerdo con los resultados arrojados por la agencia de noticias de estudiantes iranies, Ahmad Jannati si alcanzó un lugar en Teherán , esto lo corroboran otros sitios web que se auxilian de los resultados del MInisterio del Interior como este., por lo que se puede decir que los centristas apoyados por figuras reformistas han ganado 15 de 16 asientos en Teheràn. En el resto del paìs, donde el Lìder Supremo actual y los principalestias tienen un peso considerable hay que esperar, aunque estimaciones arrojan resultados màs balanceados que en el parlamento donde 27 asientos habrían sido ganados por los principalistas, 20 por los clèrigos reformistas, 35 por centristas y 6 por candidatos independientes.

Número de asientos para la Asamblea de Expertos por departamento electoral
DepartamentoNúmerodelugaresN. C.
Registered[4][5][a]
N. C.
Qualified[6][7]
P.
Qualified
C/S
Tehran Province161763620.45%2.25
Razavi Khorasan Province647[7]1225.53%2
Khuzestan Province624729.16%1.16
Isfahan Province5611626.22%3.2
Fars Province529[7]827.58%1.6
East Azerbaijan Province546[8]613.04%1.2
Gilan Province430[8]620%1.5
Mazandaran Province429[7]827.58%2
West Azerbaijan Province33438.82%1
Kerman Province321523.81%1.66
Ardabil Province28[8]225%1
Alborz Province224[7]625%3
Sistan & Baluchestan Province223313.04%1.5
Qazvin Province213[7]323.13%1.5
Kurdistan Province223[8]417.39%2
Kermanshah Province221[7]419.04%2
Golestan Province216[7]425%2
Markazi Province216[7]531.25%2.5
Hamedan Province213[8]323.07%1.5
Luristan Province219[8]315.78%1.5
Ilam Province114[7]214.28%2
Bushehr Province15[7]120%1
Chaharmahal & Bakhtiari Province116212.5%2
South Khorasan Province17228.57%2
North Khorasan Province110110%1
Zanjan Province118[8]316.66%3
Semnan Province17[7]114.28%1
Qom Province120[7]420%4
Kohgiluyeh & Boyerahmad Province19222.22%2
Hormozgan Province111[8]19.09%1
Yazd Province111327.27%3
Total88801[4][5][7]166[7]20.72%1.886

Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Iranian_Assembly_of_Experts_election,_2016


Como comentamos hace un par de dìas, hay que decir que la participación electoral no fue tan alta como se esperaba.. De hecho votaron cerca de 34 millones de iraníes de los 60 millones posibles. Se trata de poco más del 58% del electorado, lo cual deja un margen de interpretación muy grande al respecto de lo que ocurre al interior de ese gris y pasivo 42% que despierta a última hora cuando se trata de elecciones presidenciales.

Aun hay que esperar la postura de los Generales de los Pasdaran cuya influencia es muy alta en la política iraní no solo por ostentar algunos puestos en el sistema (como es el caso de los veteranos de guerra) sino por la administración de los recursos de poder del Estado con cuyos ingresos se alimenta el sistema. 

Una cosa es menos turbia a partir de estas elecciones: Irán está dividido entre el electorado activo y la indiferencia al sistema o los que no votan; dentro de los que votan, la división se encuentra entre la gente que recibe favores de los principalistas, los centristas y pragmáticos que ahora ostentan la presidencia y el gabinete, y los reformistas que, en su mayoría, fueron excluidos de las listas para ser votados (entre ellos el nieto de Jomeini)pero que siguen el rumbo de los resultados muy activamente.........no obstante, para los enemigos de Irán, hay que decir que la República Islámica tiene un sistema electoral de los más avanzados de la región y un nacionalismo sumamente poderoso que se alimenta de las políticas agresivas de actores externos. Todos estos elementos permiten al régimen acumular legitimidad por más ataques que reciba su sistema electoral, solo que para que esto se cristalice el régimen, el Ministerio del Interior, tiene que aceptar los números que los ciudadanos iraníes arrojan a través de su voto.


jueves, 8 de octubre de 2015

Siria y el choque de capitalismos


La estrategia estadounidense en Damasco fracasó porque sus esfuerzos nunca tuvieron relación con las demandas populares de la revolución siria. De hecho, el entrenamiento de insurgentes en ese país lejos de amedrentar al tirano engrosó las filas del Estado Islámico y coadyuvó a la militarización de los espacios públicos de protesta. Por su lado, la reciente intervención militar de Rusia en Siria tampoco tiene el objetivo de defender al pueblo sirio, de hecho tampoco tiene el objetivo primordial de defender a Bashar al Assad, sino tan solo de mantener sus intereses estratégicos en Tartus utilizando el discurso del “combate al terrorismo” para vigilar el único punto de acceso al Mediterráneo que le queda tras perder la influencia en Libia. El problema real radica en que cualquier escenario post assadista, para Rusia, tiene que pasar por una figura política que mantenga dichos intereses intactos en el Mediterráneo y, para Estados Unidos, por una figura política que respete a Israel, al capitalismo y a las trasnacionales europeas. 

Lamentablemente para el pueblo sirio, en este contexto Al Assad es el único que puede ofrecer dicho balance de poder. De hecho, Israel ya no ve con buenos ojos un hipotético derrocamiento de Al Assad ante el temor de que el vacío de poder que deje el dictador sea tomado por Daesh en la zona. Ante esto, podemos decir que esa es una de las razones por las cuales los F-15 israelíes no han reaccionado a los ataques aéreos de los Sukhoi rusos en los cielos sirios a pocas horas de haber experimentado los primeros bombardeos contra Daesh pese a las molestias estadounidenses.

Pero tanto la estrategia estadounidense como la rusa tienen la misma perspectiva sobre Siria a final de cuentas, pues parece que el problema es que ambos regímenes ven a dicho país árabe como un tablero donde se disputa un juego de suma cero con graves síntomas de Guerra Fría donde lo que está en juego no es, ni mínimamente, el fin de la tragedia humanitaria que vive el grueso de la población siria sino más bien el tipo de capitalismos que ambos frentes y sus aliados persiguen para mantener sus respectivas cuotas de poder en el mundo.

Algunos autores le denominan a esto “una nueva guerra fría”. Otros “dualidad antagónica”. Yo propongo llamarle simplemente “choque de capitalismos”, en tanto somos testigos de un reacomodo de fuerzas que implica un viraje del mundo supuestamente unipolar (como se le conoció a principios de los años noventa ante la caída de la Unión Soviética) a uno de carácter multipolar que enfrenta al mismo capitalismo en sus diferentes versiones y a través de actores regionales e internacionales empeñados en el empoderamiento propio o en la obstaculización del empoderamiento de sus competidores. Una principal característica de este choque de capitalismos es la competencia económica que enfrenta al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional con instancias alternativas como el Banco de Desarrollo de los BRICS o el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras que lidera China, por citar algunos ejemplos.

Pero también hay que agregar algo más. Y es que se tiene que hablar del capitalismo gore que aplican movimientos como Daesh o Al Qaeda, y otros movimientos criminales alrededor del mundo que operan como si de compañías trasnacionales se tratase. De hecho, tal como Washington y Moscú, como Irán y Arabia Saudí, como Hezbollah y Al Nusra, Daesh y Al Qaeda también compiten en el terreno sirio, y no solo lo hacen por reclutar a la mayor cantidad de gente para integrarse a sus filas sino también para obtener mayor financiamiento proveniente de seguidores del islam takfirí a quienes tratan de convencer de ser la mejor opción para liderar el yihadismo global. Ese también es otro tipo de capitalismo y otro tipo de choque.









Fuente: https://pixabay.com/es/putin-pol%C3%ADtica-rusia-gobierno-892654/ 



El punto es que este múltiple y complejo choque de capitalismos es el verdadero causante de la crisis siria y desde un principio el causante de la corrupción, el autoritarismo, la violencia y la represión contra los cuales se rebelaron no solo los sirios sino también los y las egipcias, los yemeníes, bahreiníes y otros pueblos dentro y fuera del Medio Oriente.

Hablar de una “nueva Guerra Fría” es correcto pero no es suficiente para plantear un entorno geopolítico de profunda división y antagonismo en el que las divisiones políticas y la erupción de más movimientos de insurrección popular están produciendo un futuro cada vez más incierto para las sociedades en el mundo. Particularmente en Medio Oriente, insisto, el frágil estado de derecho ha vulnerado la esperanza de ver gobiernos responsables con mayor capacidad de respuesta a la crisis social y económica de sus pueblos, lo que ha coadyuvado a observar el resurgimiento de fenómenos como la militarización de los espacios de expresión, el regreso de la tortura, la intervención extranjera directa e indirecta y la reaparición de movimientos extremistas de base islámica.

En estos términos geopolíticos, Siria se ha convertido en “el Estado pivote de las revoluciones árabes” porque su problemática interna tomó una dimensión internacional que no permitió que la extraordinaria ola de cambio político que venía corriendo desde Túnez y Egipto llegara a las costas de los países petroleros del Golfo, situación que hubiera puesto en serios aprietos a Estados Unidos tal como la situación de Libia prendió las alertas entre los militares rusos, fenómeno que ha devenido en la situación que tenemos hoy en día en aquella zona.

Lo único que las intervenciones estadounidenses, rusas, iraníes, saudíes y yihadistas han logrado es justamente frenar esta ola de cambio en Damasco bajo la excusa de “respetar las voces del pueblo sirio”, lo cual significó un claro secuestro de sus causas iniciales y la sustitución de su narrativa en la prensa mundial por historias e imágenes de la violencia perpetrada en cada una de las ofensivas militares que se han venido desarrollando entre una plétora de milicias armadas hasta el tiempo de escribir estas líneas.

La importancia de Siria no ha sido entonces un tema de recursos energéticos, poder de disuasión o de motivaciones armamentistas sino de uno donde la situación geoestratégica de este país afecta directamente los intereses económicos de actores locales, regionales e internacionales dependiendo del régimen que ahí gobierne. En este tenor, Siria se ha convertido en un campo de batalla para la nueva Guerra Fría y para los distintos tipos de capitalismo que se encuentran no solo en el Medio Oriente sino también en otros escenarios en el mundo, con diferentes grados de violencia armada y de disuasión, tales como Venezuela en América Latina o el caso de Ucrania en Europa del Este, aunándose a una cadena de escenarios que, con la militarización de las calles y las plazas, han visto empantanar a una serie de fuerzas sociales que había salido a reclamar mayores canales de participación política, mayor justicia social, libertad de expresión, y otras causas, algunas de ellas totalmente anti sistémicas.

Este contexto sirve para describir cómo las revoluciones árabes movieron a las elites políticas que hoy se han visto obligadas a capitalizar la serie de manifestaciones que amenazaron su statu quo, reacción que ha devenido en una serie de escenarios que han causado sorpresa entre analistas, profesores, medios de comunicación y movimientos sociales tales como el acercamiento entre Estados Unidos e Irán o el acercamiento entre Egipto y Rusia. No obstante, me gustaría decir que estos cambios geopolíticos que están en marcha son estrictamente coyunturales y que al tiempo de escribir estas líneas su afianzamiento en el tiempo dependerá del reacomodo económico y político que las elites de cada uno de estos países vayan calculando, esto de acuerdo con el comportamiento de otros actores en otras regiones ya que este choque de capitalismos no solo se libra en Medio Oriente sino prácticamente en todo el mundo.

Lo anterior hace pensar que el éxito que los países conocidos como BRICS han tenido a la hora de competir directamente con los mecanismos económicos tradicionalmente impuestos desde Washington por más de cincuenta años no represente un verdadero cambio epistémico de desarrollo sino simplemente una forma distinta de aplicar el capitalismo y, más grave aún, saber que detrás de las crisis como la antes expresada y de estos choques entre regímenes existen fuertes corporaciones trasnacionales con alto poder económico tratando de canalizar dichos choques para seguir acumulando capital y que con dicha acumulación tratan de determinar los destinos de los estados a quienes usan como recurso de poder.

El choque de capitalismos pues, parafraseando críticamente al choque de civilizaciones de Samuel Huntington, trata de explicar que la crisis económica y social mundial, o al menos una causa importante de ésta, ha venido justamente de la crisis misma del sistema capitalista y se ha extendido a los otros tipos de capitalismo donde el capital usa al estado y sus valores de pertenencia cultural como recurso de poder para transformarse en algo aparentemente nuevo y seguir vivo como sistema económico. No fue, nunca lo fue, el choque de civilizaciones el causante de las guerras, sino la acumulación de capital, de territorio y de recursos, el verdadero causante de este choque. No fueron los pueblos el problema, sino las elites de poder y su sistema.

martes, 14 de julio de 2015

El histórico pacto nuclear con Irán



Los que hemos seguido las negociaciones entre Irán y el G5+1 nos hemos dado cuenta que ha sido un proceso muy largo con avances y retrocesos, esperanzas y desaires. Recordemos que no es la primera vez que se alcanzan acuerdos pues por ahíde 2010 ya se había alcanzado uno donde Irán enriquecería uranio en suelo ruso gracias a los buenos oficios de Brasil y Turquía. No obstante dicho entendimiento no recibió el beneplácito de los occidentales y se volvió sobre la marcha hasta alcanzar el Acuerdo de Ginebra de noviembre de 2013, el Acuerdo Marco de Abril pasado en Laussana, y finalmente el acuerdo de este 14 de julio de 2015 en Viena.


Así, las claves de este acuerdo yo las ubico en los anexos del documento donde hay una lista enorme de empresas, bancos y personas iraníes que estarán libres de toda sanción impuestas tanto por el CS de la ONU, la UE y los Estados Unidos. Khatam al Anbiya de Irán y otras petroleras del Estado son las más beneficiadas A cambio de esto Irán mantendrá 5060 centifugadoras, 300 kilográmos de uranio enriquecido al 3.67%, y el reconocimiento implícito como país nuclear bajo los estándares del Tratado de No proliferación y su protoclo de adhesión.


Fuera del texto el significado geopolítico es amplio. Irán será (y de hecho ya lo es) un contrapeso al wahabismo impulsado desde Arabia Saudí el cual ha influido gravemente en los conflictos regionales de todo Oriente Medio. A su vez, con este acuerdo, Irán guarda el control del ciclo nuclear con el cual se configura como otro eje de contención y disuasión al programa nuclear israelí hasta entonces única potencia nuclear en la zona. 


Las visitas e inspecciones de la AIEA se agendarán con las autoridades iraníes para hacer procedimientos de visa y otorgar las facilidades necesarias, mientras habrá exportación de armas defensivas de Irán hacia sus aliados y para Irán desde Rusia y China, particularmente para atacar enemigos en común tales como Esatdo Islámico.



  
Arabia Saudí e Israel, aunque en contra del pacto, recibirán un aumento en su presupuesto de defensa el cual gastaran en gran medida en armamento proveniente de Estados Unidos, país que, a su vez, tratará de contener los problemas sembrados en Medio Oriente desde la invasión de Iraq en 2003, particularmente la lucha contra Estado Islámico, mediante 1) el pacto con Irán 2) la securitización de Iraq 3) la ayuda militar a Israel y Arabia Saudí y 4) la vigilancia de Turquía de esta estrategia. Asi, para EEUU el pacto con Irán garantiza un cierto control en Oriente Medio en un escenario mucho más favorable que aquel entendido con otra intervención militar al lado de Arabia Saudí e Israel el cual sería desastrozo en todos los niveles de análisis.

La firma del pacto cierra un ciclo de negociaciones y abre otro de incertidumbre y sorteo de obstáculos en las cámaras de los países involurados, no obstante el ambiente es favorable para que este acuerdo resulte no solo en un control nuclear de Irán sino en un Medio Oriente reimaginado a partir de un precedente para la resolución de conflictos como el firmado el día de hoy 14 de julio de 2015

sábado, 10 de enero de 2015

Separar "Islam" de "terrorismo", indispensable para enteder Charlie Hebdo



El objetivo de grupos terroristas como Al Qaeda o Daesh es nutrirse de musulmanes que puedan ser utilizados como mano de obra para hacer el trabajo sucio, y entonces buscar que sus actos logren una repercusión a nivel global, comenta Juan Ricardo Cole, experto en estos temas. El problema para ellos radica en que la gran mayoría de los musulmanes del mundo no está interesada en el terrorismo, y mucho menos en el de tipo yihadista.
Con lo anterior, es sumamente urgente separar “terrorismo” de “Islam” en el repertorio léxico de la prensa oficial y olvidarse de su uso como sinónimos. Efectivamente, el Islam no es el culpable de los actos de Charlie Hebdo sino todo lo contrario pues se trata de la primera víctima que experimenta la inmediata ola de rechazo, marginación y discriminación que se riega por zonas muy particulares como Europa y Estados Unidos.
Como evidencia para este argumento, se pueden citar las múltiples y variadas formas de rechazo a este acto por parte de la población musulmana, sus autoridades e instituciones, desde Irán hasta la Universidad de Al Azhar en Egipto, las cuales han descrito el hecho como un acto en contra la libertad de expresión y lo han criticado de la misma forma que condenaron el asesinato de periodistas en otros escenarios a nivel mundial tales como Gaza, Siria o Iraq, y claro que se puede agregar a México.


La pregunta es: ¿Dónde estaba la galopante defensa de la libertad de expresión occidental ante los asesinatos de periodistas en la última intervención militar en Gaza? La diferencia de la cobertura entre Charlie Hebdo y Gaza es notable. Las manifestaciones contra el Islam, la vida de los periodistas franceses y la promoción de su trabajo han sido el pan de cada día en la televisión y prensa francesaa. Pero en los casos de Gaza, o Iraq, o Siria, es difícil recordar los nombres de profesionales de la prensa árabe, los de sus agencias o peor aún, los de sus familias en alguna cadena europea.
Lo anterior, siguiendo a especialistas como Luz Gómez, no es una forma de justificar el terrorismo sino de explicarlo. De saber que la diferencia que hay entre Islam y terrorismo es tan grande como decir que por cada paso que da Al Qaeda puede considerarse un paso en dirección contraria a las estipulaciones epistémicas del Islam. Además, hay que recalcarlo, el terrorismo yihadista es un fenómeno estrictamente moderno y minoritario que nace a la par del enfrentamiento con su interlocutor colonial europeo que es igualmente violento y torturador, y que además saquea los recursos de los pueblos y humilla sus culturas.
El alimento de la islamofobia es seriamente preocupante porque nos regresa a tiempos previos al de las revoluciones árabes, justo ahora que vemos conexiones entre Ferguson, Gaza y Ayotzinapa y que escuchamos resonancias en los lenguajes contestatarios de un movimiento a otro a pesar de los océanos que hay de distancia. El regreso al “binladenismo”, al miedo, al odio y la desconfianza es un acto contrarrevolucionario que desarticula más que cualquier acto de represión, siendo la gente ordinaria, aquella que quiere un cambio en todo el sentido de la palabra, la más afectada, confundida e intimidada por dicho retroceso.
En este acto, la caricatura, la revista o la sátira es lo de menos, pues ha sido solo el pretexto para que Al Qaeda volviera a tener impacto mediático que es justo a lo que aspira un grupo como ellos que, tal como las fuerzas de seguridad de muchos países, se alimentan de las crisis, la pobreza y la violencia para reclutar cabezas y así justificar su existencia.
Con el acto de Charlie Hebdo no pierde solamente el musulmán sino también todas las personas que buscamos vivir de manera diferente a un orden de muerte perpetrado por los extremismos más bárbaros de nuestra época, pasando desde Al Qaeda, Israel, Boko Haram, Daesh, el Ku Klus Klan y muchos otros señores de la guerra que hacen de estas organizaciones sus mejores socios y de sus víctimas el mejor negocio.